Xunta
Xunta
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA en Facebook
SOGAMA en Twitter
SOGAMA en Vimeo
SOGAMA en Linkedin
SOGAMA

Idiomas

Complejo Medioambiental de Cerceda

Print this pagePrint this pagePrint this page

COMPLEJO MEDIOAMBIENTAL DE CERCEDA

Emplazado en el municipio de Cerceda, en la provincia de A Coruña, constituye el epicentro de la actividad industrial de Sogama, centralizándose en el mismo el tratamiento de los residuos urbanos producidos por los 295 ayuntamientos adscritos al modelo de gestión impulsado por esta empresa pública, que se sustenta sobre la aplicación prioritaria de la estrategia de las tres erres (Reducción, Reutilización y Reciclaje) y la Recuperación Energética de la parte no reciclable.

Las dos fracciones de residuos que se encuentran bajo la competencia de Sogama se procesan en esta infraestructura: bolsa amarilla (envases de plástico, latas y briks procedentes de la recogida selectiva del contenedor amarillo) y bolsa negra (desechos correspondientes al contenedor verde convencional).

Construido sobre una superficie de 65 hectáreas y con capacidad para tratar 1.000.000 de toneladas de residuos anuales, el Complejo Medioambiental de Cerceda está conformado por una serie de plantas, cada una de ellas con un cometido específico, que encadenan de forma secuenciada y armoniosa todas las fases por las que circula el residuo para su puesta en valor, bien propiciando su reciclaje, en  el caso de los materiales susceptibles de ser reciclados, bien recuperando la energía eléctrica contenida en los no reciclables.

La parte de la basura no reciclable ni valorizable energéticamente, se desvía al vertedero controlado de Areosa, ubicado a pocos kilómetros del Complejo, previendo que la entidad alcance en el año 2020 el vertido técnico cero (10%), circunstancia que le permitirá dar debido cumplimiento a las directrices europeas con 15 años de antelación.

INSTALACIONES QUE CONFORMAN EL COMPLEJO MEDIOAMBIENTAL

Complejo Medioambiental de Cerceda

PLANTA DE CLASIFICACIÓN DE ENVASES LIGEROS (PCLAS)

En esta instalación se reciben los materiales que conforman la bolsa amarilla, esto es, envases de plástico, latas y bricks, para ser separados de forma automática por tipologías. Tras su prensado y embalado independiente, se remiten a los centros recicladores para su transformación en nuevos productos.

PLANTA DE RECICLAJE, TRATAMIENTO Y ELABORACIÓN DE COMBUSTIBLE (PRTE)

Remodelada en el año 2019, recepciona la bolsa negra para proceder a su tratamiento, que transcurrirá por varias etapas. Se sirve para ello de 3 líneas de pretratamiento con capacidad unitaria para 60 toneladas/hora, otros tantos equipos abrebolsas de última generación (uno por línea) y 6 trómeles de triaje que permiten clasificar fracciones de distinta granulometría para ser sometidas posteriormente a una nueva selección automática a través de la cual se recuperan hasta 11 tipos de material.

Los sobretamaños se separan en el tromel primario, pudiendo triturar una parte de este material para su transformación en combustible. El resto pasa a un abrebolsas, liberando los residuos para proceder a su clasificación.

La fracción menor de 90 mm, con un alto contenido en materia orgánica, se separa en el tromel secundario, atravesando posteriormente dos líneas de tratamiento para su secado y selección automática de metales férricos, aluminio y vidrio, que son remitidos a los centros de reciclado. El resto de material, ya seco, se utiliza como combustible.

La fracción comprendida entre 90 y 400 mm, se envía a la nueva Planta de Clasificación de Materiales (PCM) mediante una cinta transportadora.

Separadores tipo Overband y Foucault permiten recuperar, respectivamente, los metales férricos y el aluminio. Para la separación del vidrio se utilizan separadores ópticos.

PLANTA DE COGENERACIÓN (PCOG)

Participa en el proceso suministrando el calor necesario para la fase de secado de la fracción fina no reciclable.

PLANTA DE CLASIFICACIÓN DE MATERIALES (PCM)

La fracción comprendida entre los 90 y los 400 mm procedente de la PRTE, se trata en la Planta de Clasificación de Materiales. La instalación cuenta con 5 trómeles de selección para la segregación de las siguientes fracciones.

  • 90 mm y 250 mm. Se envía a un separador balístico donde se selecciona por formas (planares y rodantes).
  • 250 mm y 400 mm. Alimenta un pretriturador en el que se ve reducido su tamaño para mejorar la separación.

La instalación dispone de 4 líneas de clasificación de planares con 2 separadores ópticos por línea (8 separadores ópticos en total) para recuperar papel y cartón, plástico film, plástico rígido y bricks.

Cuenta igualmente con 4 líneas de clasificación de rodantes con 4 ópticos por línea (16 separadores ópticos en total) para la segregación de los diferentes tipos de plásticos, además de un separador magnético para los metales férricos.

El rechazo de la cascada de ópticos atraviesa un separador de inducción para la recuperación del aluminio.

El flujo de ligeros y planares, conformado fundamentalmente por plástico film y papel/cartón, son recuperados mediante aspiración y tecnología óptica respectivamente.

El flujo de rodantes, integrado por plásticos y bricks, entre otros, son también seleccionados mediante ópticos, recuperando de esta forma los distintos plásticos en función de su composición (PET, PEAD, bricks, polipropileno, poliestireno y plástico mixto), además de papel/cartón de carácter rodante, como es el caso de las cajas.

El proceso culmina con la labor de los operarios en una cabina de triaje para el control de calidad.

Los materiales recuperados son prensados y embalados para su remisión a los centros recicladores, mientras que el rechazo es triturado y utilizado como combustible.

Esta planta, enmarcada en la industria 4.0, comenzó a operar en noviembre de 2018 e incorpora los últimos avances tecnológicos existentes en el ámbito de la automatización, las comunicaciones y los sistemas de información.

PLANTA TERMOELÉCTRICA

Con las fracciones de rechazos (residuos no reciclables) de la PRTE y la PCM, se acondiciona un Combustible Derivado de Residuos (CDR) que alimenta la planta termoeléctrica para producir electricidad equivalente al consumo del 12% de los hogares gallegos. Esta instalación cuenta con una potencia instalada de 50 MW/h.

El Complejo Medioambiental está dotado de importantes medidas de control y de protección ambiental, tanto a nivel de emisiones como de depuración de aguas, que garantizan el riguroso cumplimiento de la exigente normativa aplicable. La actividad industrial desarrollada en el mismo se lleva a cabo con las tecnologías más innovadoras que permiten compatibilizar la operativa de esta infraestructura con la protección del entorno y la salud pública.