SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA
SOGAMA en Facebook
SOGAMA en Twitter
SOGAMA en Vimeo
SOGAMA en Linkedin
SOGAMA

Idiomas

Reduce, reutiliza y separa para reciclar

Print this pagePrint this page

Las 3r comezan en ti: reduce, reutiliza y separa para reciclar

Cada gallego produce aproximadamente 1,2 kg de desperdicios al día, una cifra que, como resultado de las actuales pautas de consumo, sigue creciendo de forma considerable, poniendo en peligro la adecuada gestión de los residuos urbanos, reto al que debemos hacer frente si queremos minimizar el impacto negativo de estos sobre el medioambiente y nuestra calidad de vida.

El consumo responsable y las buenas prácticas ambientales constituyen el soporte de todo sistema de gestión de RU, que debe ser complementado con un tratamiento racional y eficiente de la basura no reciclable, siendo capaz de extraer y rentabilizar todo el valor contenido en el mismo.

Y este es precisamente el cometido de Sogama. Facilitar el reciclaje de todo lo susceptible de ser reciclado y transformar en energía eléctrica la fracción resto, pero no de cualquier forma, sino utilizando las tecnologías industriales más innovadoras y respetuosas con el enntorno natural y la salud pública.

La aplicación del Principio de las Tres Erres, tu obligación

Partiendo de la premisa de que el mejor residuo es el que no se produce, Reducir significa generar la menor cantidad de basura posible. Por exemplo:

  • Optando por materiales reutilizables y con recambio, y abandonando el hábito tan nocivo de “usar y tirar”.
  • Adquiriendo productos que estén mínimamente envueltos y dando preferencia a aquellos envasados en recipientes que puedan volver a utilizarse. En este sentido, debemos tener en cuenta que el envoltorio no forma parte del producto, transformándose enseguida en un desperdicio del que pronto vamos a desprendernos.
  • Rechazando los consumibles (frutas, carnes, verduras) que vengan en bandejas de plástico y acostumbrándonos a comprar artículos a granel o sin empaquetar.
  • Comprar los productos perecederos teniedo en cuenta la fecha de caducidad.
  • Dar preferencia a los productos locales. De este modo contribuiremos al desarrollo de la economía de nuestro entorno más inmediato y evitaremos el exceso de embalaje que trae consigo el transporte a grandes distancias, diminuyendo al mismo tiempo las emisións de CO2.

Reutilizar no es más que utilizar un producto tantas veces como sea posible antes de convertirlo en un residuo. Por ejemplo,

  • Usando trapos de cocina en lugar de rollos de papel, y pañuelos de algodón en vez de pañuelos de papel.
  • Llevando de casa la bolsa o carrito para ir a comprar, evitando utilizar una nueva bolsa de plástico cada vez.
  • No desaprovechando el papel, usando siempre las dos caras de las hojas y reutilizando las impresas por un lado para borradores, comunicación informal, etc.
  • Optando por vasos, platos y tazas de cerámica o cristal, evitando el uso de desechables.

Separando para Reciclar, esto es, segregando los residuos en origen por tipologías y depositándolos en los contenedores específicos para facilitar  su posterior reciclaje, que no es más que la transformación de estos en nuevos productos, dándoles una segunda oportunidad con la que se puede ahorrar energía y materias primas, obteniendo al mismo tiempo un importante beneficio económico.

Residuos a depositar en cada uno de los contenedores de recogida selectiva:

Contenedor amarillo: envases de plástico, latas y bricks. Por ejemplo:

  • Botellas de plástico que hayan contenido líquidos: aceites vegetales, refrescos, aguas minerales, leche
  • Botes de plástico grueso que hayan contenido productos de aseo o limpeza: gel de baño, champú, lavavajillas, suavizante, etc
  • Latas de bebidas y de conservas
  • Papel de aluminio
  • Bricks de leche, vino y zumos de frutas
  • Bandejas de polispán o corcho blanco
  • Redecillas de envoltorios de frutas o verduras
  • Plásticos film: bolsas finas, plástico para envolver
  • Envases mixtos distintos a los bricks: bolsas de aperitivos, envases de bollería industrial, …

No debemos depositar: residuos de plástico que non sean envases (juguetes, cepillos de dientes, rotuladores, películas de vídeo, carretes de fotos, cables eléctricos, enchufes, etc).

Colector azul: papel y cartón. Por exemplo:

  • Prensa y revistas
  • Libretas (sin anillas, grapas, etc)
  • Papel de envolver, de embalar
  • Cajas de cartón
  • Cartones de huevos
  • Acolchado de embalajes (cuando sea de papel o cartón)
  • Libros

No debemos depositar:

  • Papeles de calco
  • Cartones deleche , zumo, vino (bricks)
  • Papel o cartón sucios de grasa

Iglú verde: botellas, frascos e tarros de vidro

No debemos depositar:

  • Tapas de los botes de cristal
  • Tapones y corchos
  • Todos los vidrios especiaes, tales como parabrisas, pantallas de televisión y ordenador, lámparas, espejos, etc.

Colector genérico: orgánicos (restos de alimentos) y materiales no reciclables (pañales, compresas, servilletas de papel,…). No debemos depositar los materiales que tengan cabida en el resto de los colectores de recogida selectiva.

Aquí cabe precisar que, en determinados ámbitos rurales, resultan factibles las conocidas prácticas de compostaje casero; un proceso que permite reciclar la materia orgánica en las propias viviendas, obteniendo un abono natural con excelentes propiedades para el suelo y con el que sustituir los fertilizantes artificiales empleados en el jardín, en la huerta y tierras de cultivo.

Minicolector de pilas, que podemos encontrar en ayuntamientos, centros escolares y establecimientos comerciales.

Puntos limpios, a los que debemos trasladar:

  • Residuos peligrosos generados en el hogar (fluorescentes, barnices, envases de insecticidas y fitosanitarios, aceites vegetales usados y aceites de locomoción).
  • Voluminosos (muebles, colchones, ....).
  • Residuos de línea blanca (lavadoras, frigoríficos, ....).
  • Residuos de línea marrón (televisores, equipos de música, ordenadores).
  • Residuos de pequeñas obras en domicilios.

Tu colaboración es esencial para producir menos basura y propiciar su reciclaje. Tan solo tienes que modificar y/o instaurar pequeños hábitos, actuando con racionalidad y responsabilidad. Porque está en juego tu bienestar, pero también el de las futuras generaciones. No lo dudes. La generosidad y solidaridad con el medioambiente tiene premio: una vida mejor.

AdjuntoTamaño
Icono PDF Folleto 3R1.8 MB