SOGAMA en Facebook
SOGAMA en Instagram
SOGAMA en Twitter
SOGAMA en Vimeo
SOGAMA en Linkedin
SOGAMA

Idiomas

Vertedero de Residuos No Peligrosos de Areosa

Print this pagePrint this pagePrint this page

Ubicado en una vaguada de la cuenca de aportación del río Lengüelle, el vertedero controlado de Sogama en Areosa (Cerceda) comienza su actividad en el año 1996, al objeto de ser utilizado para el depósito de residuos no peligrosos.

Dado que el Complejo Medioambiental está dimensionado para tratar entre 500.000 y 550.000 toneladas anuales, y la Sociedad viene recibiendo más de 800.000, el vertedero se ha convertido en un elemento complementario de la actividad del primero.

Características de la instalación

El vertedero cuenta actualmente con una superficie de 47 hectáreas.

En la zona noroeste del recinto se ubica la planta de valorización de biogás, mientras que en  la zona sur se ubican las balsas de recogida de lixiviados, de seguridad y pluviales, y las instalaciones de la planta depuradora.

Sistema de impermeabilización

Los residuos se disponen en el correspondiente vaso vertido para ser compactados in situ con maquinaria específica (“Pata de cabra”). El fondo de los vasos de vertido está dotado de un sistema de impermeabilización que evita el contacto de los residuos con el suelo. Consta de los siguientes elementos:

Residuos
Geotextil 200 g/m2
Capa de grava (con red de drenaje de lixiviados)  50 cm
Geotextil  380 g/m2
Lámina de PEAD lisa  2 mm
Lámina de bentonita  5.000 g/m2
Zanjas de alivio de presión de aguas subterráneas 
Terreno natural 

La colocación de diferentes capas aislantes imposibilita que los lixiviados percolen a través del suelo, que se generan por distintas causas:

  • Interacción del agua superficial infiltrada sobre el residuo sólido.
  • La propia dinámica de descomposición del residuo.

Para la captación y evacuación de lixiviados se dispone de una capa drenante que, situada sobre la impermeabilización, está constituida por 50 cm de grava. El drenaje se completa con una red de tuberías de polietileno de alta densidad  (PEAD) que desembocan en una balsa de 2.000 m3 para el almacenamiento de lixiviados, pasando luego a la planta de depuración.

Depuración de aguas

Respecto a las aguas pluviales, éstas son recogidas por la red ejecutada a tal fin y conducidas a una arqueta, en la que se unen al permeado de la planta depuradora y se vierten al regato de Areosa, el cual desemboca a su vez en el río Lengüelle.

En relación a los lixiviados, el sistema definido para su tratamiento consiste en una red de recogida formada por una serie de zanjas de drenaje y tres plantas depuradoras por ósmosis inversa, en donde se lleva a cabo la separación a través de membranas impulsadas por presión, invirtiendo el proceso natural de ósmosis y aplicando una diferencia de presión transmembranal, separando el flujo en dos corrientes.

Evacuación de gases

Debido a la acción de las bacterias anaerobias, los residuos urbanos depositados sufren una degradación fisicoquímica y biológica generando subproductos. Las sustancias orgánicas se sintetizan por efecto de estas fermentaciones y los metales son oxidados.

En el proceso anaerobio se produce anhídrido carbónico y gas metano, dando lugar a un combustible (biogás), que se extrae a través de chimeneas de desgasificación formadas por un pozo relleno de grava en cuyo centro se dispone una tubería de drenaje de gases, de PEAD. El biogás extraído se aprovecha en 3 motores con una potencia instalada de 2,2 MW.