SOGAMA en Facebook
SOGAMA en Twitter
SOGAMA en Vimeo
SOGAMA en Linkedin
SOGAMA

Idiomas

La Agenda de la Alimentación de la FAO propone cinco medidas para lograr ciudades más sostenibles

Print this pagePrint this pagePrint this page
  • Con frecuencia, la vida en la ciudad genera malos hábitos alimentarios, además de ser un foco importante de desperdicio de comida.
  • Es por ello que la FAO apoya a los responsables de la formulación de políticas a nivel mundial para que los sistemas alimentarios se incorporen en la planificación urbanística.
  • En este marco, propone acciones claves tales como promover la agricultura urbana, fomentar dietas saludables, reducir el desperdicio alimentario y gestionar sus residuos, impulsar los espacios verdes y reconectar las ciudades con las zonas rurales circundantes.

Cerceda, a 14 de febrero de 2020.- Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y se estima que esta cifra se duplicará en 2050.

Las ciudades son responsables ya del 70 % de las emisiones de CO2 en el mundo y consumen dos terceras partes de la energía mundial. Asimismo, la urbanización se está produciendo a costa de los recursos naturales y los espacios verdes, circunstancia que incrementa la vulnerabilidad de las comunidades urbanas a los efectos del cambio climático.

Es por ello que la Agenda de la Alimentación Urbana de la FAO apoya a los responsables de la formulación de políticas a nivel mundial para que los sistemas alimentarios se incorporen en la planificación urbanística y se hace eco de cinco formas para lograr que las ciudades sean más saludables y sostenibles.

1. Promover la agricultura urbana

Aunque siempre se asocia la agricultura al medio rural, más de 800 milllones de personas practican la agricultura urbana en todo el mundo. Manteniendo los terrenos agrícolas en las zonas urbana, se puede acortar las cadenas de suministro y, por tanto, reducir la cantidad de CO2 emitido durante el transporte de los alimentos de las zonas rurales a las urbanas.

Asimismo, la producción y la venta de una mayor cantidad de productos frescos dentro de la propia ciudad permite disminuir el impacto ambiental de la distribución de alimentos, incrementar las oportunidades de que haya cadenas de suministro locales inclusivas y mejorar el acceso a alimentos nutritivos.

2. Fomentar dietas saludables

En las ciudades, donde hay un amplio surtido de comida rápida y precocinada, los alimentos disponibles son a menudo hipercalóricos y altamente elaborados. Se trata de una tendencia creciente. Mientras tanto, en los países de ingresos medianos bajos, el consumo de alimentos elaborados de escaso valor nutricional aumentó un 5,45 % al año entre 1998 y 2012. Los gobiernos de los países en desarrollo se enfrentan al problema de tener que combati,r no solo la desnutrición, sino también la obesidad, que está aumentando a un ritmo alarmante.

3. Reducir el desperdicio de alimentos y gestionar los residuos procedentes de estos

Gran parte de los alimentos que reciben las zonas urbanas se desecha. Aunque las causas varían de una región a otra, generalmente contribuyen al problema la mala planificación alimentaria, el envasado inadecuado, el incorrecto almacenamiento y los hábitos culturales.

Las medidas de ámbito municipal encaminadas hacia la recuperación de alimentos inocuos y nutritivos y su redistribución a través de organizaciones benéficas y bancos de alimentos, hacia el compostaje o hacia la utilización de alimentos desechados para generar energía, pueden ayudar enormemente a aminorar el desperdicio de comida.

4. Impulsar los espacios verdes para instaurar entornos más saludables y mejores estilos de vida

A medida que las zonas urbanas siguen expandiéndose, los espacios verdes desaparecen. Más allá de su atractivo estético, los árboles y las zonas verdes son esenciales para mejorar la calidad del aire, suavizar las temperaturas urbanas, fomentar el ejercicio físico y mejorar la salud en general.

5. Reconectar las ciudades con las zonas rurales circundantes

Las ciudades y las zonas urbanas no funcionan aisladamente de las zonas rurales. Las urbes dependen en gran medida de las zonas rurales vecinas para la obtención de alimentos y mano de obra, el suministro de agua y la eliminación de los desechos de alimentos.

Los expertos apuntan a que la batalla por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se ganará o perderá en las ciudades y es por ello que el ODS 11 (Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles) resulta tan importante.

Fuente e imagen: FAO

Saludos, Departamento de Comunicación

14 Feb 2020

Galería