Imagen_Sogama_Home
Vimeo
Linkedin

Idiomas

Un estudio analiza la presencia de microfibras textiles en los fondos marinos del sur de Europa

Print this pagePrint this page
  • Investigadores de la Universidad de Barcelona documentaron fibras de colores procedentes mayoritariamente de las máquinas de lavado doméstico e industrial, constatando el dominio de las fibras de celulosa sobre los polímeros sintéticos.
  • Las densidades más altas de fibras se encuentran en el mar Cantábrico, seguidas por el mar catalán y el mar de Alborán, y, las más bajas, en el Mediterráneo oriental y mar Negro.
  • La lejanía del mar profundo no impide la acumulación de microfibras, pues cerca del 20% de las mismas se concentran en mar abierto más allá de los 2.000 metros de profundidad, circunstancia que viene a evidenciar que diferentes procesos oceanográficos barren, transportan y acumulan las microfibras hacia las grandes hondonadas marinas.
  • Este trabajo supone un paso adelante en el diseño de estrategias efectivas de gestión para reducir la emisión de microfibras, que tienen un negativo impacto sobre los ecosistemas marinos.

Cerceda, a 5 de diciembre de 2018.- Investigadores de la Universidad de Barcelona lideraron un estudio a través del cual se ha cuantificado y analizado la presencia de microfibras textiles en los fondos marinos del sur de Europa: desde el Cantábrico hasta el mar Negro.

Documentaron fibras de colores, de 3 a 8 mm de largo, con menos de 0,1 mm de diámetro, que, de forma mayoritaria, proceden de las máquinas de lavado doméstico e industrial, constatando el dominio de las fibras de celulosa sobre los polímeros sintéticos.

Asimismo, destacaron que las microfibras son uno de los tipos más frecuentes de microplásticos presentes en el medio marino, habiendo analizado muestras de sedimentos entre los 42 y los 3.500 metros de profundidad en 29 estaciones de los mares del sur de Europa.

Los resultados apuntan a que las densidades más altas de fibras se concentran en el mar Cantábrico, seguidas por el mar catalán y el mar de Alborán, y que las más bajas se encuentran en el Mediterráneo oriental y mar Negro.

La lejanía del mar profundo no impide la acumulación de microfibras, pues cerca del 20% de las mismas se acumulan en mar abierto más allá de los 2.000 metros de profundidad, circunstancia que viene a evidenciar que diferentes procesos oceanográficos barren, transportan y acumulan las microfibras hacia las grandes hondonadas marinas.

Asimismo, el trabajo confirmó estudios anteriores en los que se constató microfibras ingeridas por organismos de aguas profundas. No obstante, el impacto concreto sobre los mismos no se conoce, pues puede depender de distintos factores tales como las características de las microfibras (tamaño y abundancia), las sustancias químicas que lleven adsorbidas o la propia fisiología y ecología de los organismos marinos.

La celulosa natural (algodón, lino) y la celulosa regenerada (rayón, viscosa) procedente de ropa de vestir y textiles industriales conforman las principales microfibras encontradas en los fondos marinos. En relación a las fibras sintéticas, el poliéster es el más abundante, seguido del acrílico, poliamida, polietileno y polipropileno.

CONTRIBUCIÓN A LA GESTIÓN

Esta investigación supone un paso adelante en el diseño de estrategias efectivas de gestión para reducir la emisión de microfibras, con un negativo impacto sobre los ecosistemas marinos, por lo que los científicos que han formado parte de la misma apuestan por avanzar en la innovación en la industrial textil, en el diseño de filtros efectivos para las máquinas de lavar, en el adecuado tratamiento de aguas residuales y, por supuesto, en el fomento de ropa responsable.

Fuente: Universidad de Barcelona

Imagen: Pixabay

Saludos, Departamento de Comunicación

5 Dic 2018

Galería