Idiomas

Vuelta al cole reciclada: menos gasto y más protección ambiental

Print this pagePrint this pagePrint this page
  • La vuelta al cole supone un gran quebradero de cabeza para los padres: organización, planificación, equipamiento y muchos gastos.
  • La reutilización y el reciclaje adquieren especial protagonismo para ahorrar y, al mismo tiempo, ser respetuosos con el entorno.

Cerceda, a 4 de septiembre de 2018.- Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el impacto económico inicial medio por alumno es de 500 euros. La vuelta al cole llega este mes de septiembre y, con ella, los grandes gastos en libros de texto, uniformes, material escolar, etc.

Diversas entidades proporcionan una serie de consejos para que el regreso a la rutina sea más llevadero y, sobre todo, que resulte más sostenible desde la dimensión ambiental, económica y social. Aquí van algunos:

1- Hacer una lista de lo que verdaderamente precisan nuestros hijos, olvidándonos de lo que está o no está de moda. Lo importante es que dispongan de lo necesario para abordar el curso académico con garantías.

2.- Antes de comprar el uniforme, una buena opción es indagar con otros padres la posibilidad de aprovechar los que hayan podido quedar pequeños a sus hijos, hacer uso de los descuentos que ofrecen determinados establecimientos o bien recurrir a puntos de trueque. Internet ofrece interesantes oportunidades en este sentido. En caso de que no quede más remedio que adquirir un uniforme, se aconseja comprar una talla más grande para que pueda ser rentabilizado durante al menos un par de años.

3.- Revisar con atención el material escolar del período anterior. Seguro que hay bolígrafos, lápices y rotuladores en buen estado. No deben acabar en la basura hasta que se haya agotado su vida útil.  

4.- Respecto a las libretas ya usadas, una opción es retirar las hojas limpias y confeccionar nuevos cuadernos que los pequeños de la casa podrán personalizar como deseen.

5.- Si las carpetas están algo desgastadas, un buen remedio es volver a forrarlas con dibujos y fotografías, obteniendo otras incluso más originales e innovadoras.

6.- Si los estuches, uno de los objetos que más se deterioran, no se pueden reutilizar, sí se pueden fabricar otros de forma artesanal con alguna tela resistente que haya en casa, cosiendo los bordes e incorporando una cremallera metálica. Luego, sólo queda decorarlos al gusto.

7.- Las carteras y mochilas también cabe actualizarlas con un poco de imaginación sin tener que adquirir otras nuevas.

8.- Respecto a los libros de texto, que son el gran quebradero de cabeza y el mayor gasto del curso, el mercado de segunda mano puede ofrecer precios competitivos y, por supuesto, no dejar de buscar en nuestro entorno libros que ya no necesitan otros escolares y que pueden ser reutilizados sin problema.

9.- Para la merienda y el tentempié de media mañana, ya hay envoltorios ecológicos en los que guardar bocadillos, galletas y frutas sin tener que tirar a diario de papel de aluminio. Otra alternativa son las bolsas de papel y las fiambreras.

10.- El transporte público es la mejor opción para llevar a tus hijos al colegio. Si no resulta posible, una buena alternativa es intentar compartir coche con otros padres. Hay incluso centros educativos que organizan desplazamientos a pie en los que uno o más adultos se encargan de acompañar a los niños al centro.

Saludos, Departamento de Comunicación

4 Sep 2018

Galería